Seleccionar página

Paracaidista.
Papel calado. Tamaño A3.

Ejercicio para el taller “Narrar por capas” dentro de la programación de la segunda edición de Mazoka, impartido por Elena Odriozola y Gustavo Puerta.

La propuesta era volver a la infancia recordando juegos que marcaron nuestra niñez. Para ello, en una primera fase del taller lo que hicimos fue charlar entre compañeros rememorando aquellos objetos que nos marcaron de algún modo. Después, cada uno escribía un texto sobre el juego que hubiera elegido.

En la segunda parte, más práctica, realizamos un boceto para representar ese juguete añorado. Y por último nos sumergimos en la técnica de papel calado por capas, con la ayuda de Elena Odriozola que nos explicó este método con el que ha realizado trabajos como el de “Tropecista”.
_______________________________________________________________________________

El paracaidista era un hombre de plástico sin expresión, todo él de color verde oscuro, aunque no le faltaban detalles para saber que se trataba de un soldado. La batalla que libraba se la inventaba uno mismo, igual estaba abandonando el avión ante un ataque de pterodáctilos que aterrizando en un planeta por descubrir.

El intríngulis estaba en conseguir un aterrizaje digno. Pero las cuerdas que lo ataban al paracaídas (una especie de plástico a rayas) pesaban más que el propio hombrecillo, por lo que resultaba complicado que planeara con gracia.

El entretenimiento entonces era otro: probar a atar cosas al soldado para que surcase el cielo con dignidad. Aunque sobre todo, el pasatiempo real, era desenredar la maraña de cuerdas antes de lanzarlo cada vez.